BIENVENIDX

Aquí puedes leer a escritores independientes, pertenecientes a distintos géneros literarios, países y realidades.
Hay de todo, así que te dejamos nuestra musiquita de fondo y buen viaje. 
¿Quieres publicar lo que escribes en este lugar del mundo?
Matías D’Alessandro

Matías D’Alessandro

Soy actor y director de artes escénicas. Encuentro en el teatro y todo lo relativo un espacio hermoso para ser y expresarme con otras personas, y a su vez, una forma de vivir y ver el mundo. Canto, ando en bici, viajo, eventualmente escribo.

COMPARTIR

Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Paula Vautier

Paula Vautier

Actriz, Bailarina. Formada en teatro físico y dramaturgia de la improvisación. Trabajó en diferentes compañías independientes como "Laboratorio Marte". Indaga la unión entre la danza y el teatro.

MUTO LA PIEL

Era previsible, pero no lo suficiente. Podía producirse un vacío poco esperado, la fragilidad del destino movió las piezas indicadas para que un llamado corrompiera lo antes inesperado y descongele el acontecimiento posible y lo haga lava caliente entre mis manos, la cual quemaría mis dedos de la forma más placentera y el hielo pasaría a la historia como un recuerdo inconcluso, muy fácilmente olvidable para mi inestable memoria.

Las peores preguntas son las de los motivos, motivos que se desprenden de la voluntad más cercana al corazón, indolente el cuerpo que transpira mentiras para no sentar cabeza en las verdades más recónditas y oscuras. Te entrego la vulnerabilidad que hay en mis manos, para que mañana sean abrigo y desconecto el pensamiento que irrumpe la sensación más banal y próxima a la locura. No espero volver a ver tus ojos negros y enormes, no ahora que adentro crecen flores amarillas y afuera el otoño me recuerda al encierro, que también se torna imprevisible. Te regalo un corazón dibujado en un papel chiquito, es para que te lo guardes y cuando pienses que es momento, lo saques de la cajonera y te lo lleves al alma.

Me expuse al contacto radical con otro, un otro que desconoce mi otredad, que me mira y me pregunta la vida, mi vida. Me dejas con poco aliento, como dicen los franceses, o, mejor dicho, Jean Luc Nancy en el documental que pausé hace segundos. Es un algoritmo que se modifica en tanto conjunto ordenado de operaciones que intentas creer propicios para terminar el día acariciando mi flequillo como si me conocieras de toda la vida y me des un beso luego de decirme “linda”, muy activamente y sin cesar te recorro con la mirada antes de subirme al uber.

Pienso en lo incalculable, tener quizás, me serviría, un medidor que haga un conteo interno de aquello que le dicen subtexto, subconsciente, que se sumerge surrealista y se sustrae más que suficiente y que me permita llevarme más detalles a la cartera al final del día. Se me revela adentro el mundo, dulce de leche con miel te abrazo la vulnerabilidad más próxima, la cual teje red entre el vínculo más íntimo y profundo, con el ser que se encuentra sentado, ahora mismo, en frente mío.

Pongo musiquita falopera que acompañe este momento dulcemente cliché, del cual pienso reírme y poetizar en algunos años, para que mute el recuerdo y se transforme como los biólogos anuncian la irresistible transformación del material genético, que se desplaza y se subvierte en tanto mi ADN entra en juego y por consecuencia cambia, necesario cambio para alterar el pasado congelado y no repetir aquello que se entendió como un error elocuente, cargado de expresividad.

Muto en silencio, cambio la piel, renuevo mis células.

COMPARTIR

Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Nina

Nina

Escribo para entender lo que siento.
Muevo mi cuerpo cuando las palabras no me alcanzan.
Actúo para vivir más vidas.