Paula Vautier

Paula Vautier

Actriz, Bailarina. Formada en teatro físico y dramaturgia de la improvisación. Trabajó en diferentes compañías independientes como "Laboratorio Marte". Indaga la unión entre la danza y el teatro.

Hoja de ruta

Mi nombre es Paula Vautier, vivo en Argentina y tengo 25 años. Nací en un pueblo al sur del país que se llama El Bolsón, realicé mis estudios secundarios para luego mudarme a la capital y continuar con mi formación artística.
Comencé mi formación en el Instituto 814, el cual me proveyó el primer acercamiento a las artes escénicas, terminé el curso con el título de “Auxiliar en artes escénicas” el cual tuvo una duración de tres años, paralelamente estudié danzas clásicas y contemporáneas en el Conservatorio “Sapia” unos cuatro años.
Luego me mudé a la ciudad de Buenos Aires y es ahí que comencé mis estudios en la Universidad Nacional del Arte, específicamente en la Licenciatura en actuación, carrera que estaré pronta a finalizar el primer cuatrimestre del año entrante. Además, continúe estudiando danza en la “Escuela Nacional de Danzas Aida Victoria Mastrazzi”.
También me formé en el estudio “Sportivo Teatral” con el maestro Ricardo Bartis, luego en el Centro cultural San Martín, sumado a varios talleres seminarios dictados por Eddy Garcia, Barbara Masso, Florencia Dysel, etc.
Mas tarde, comencé a indagar en la unión entre la danza y el teatro, esto dio como resultado mi formación en teatro físico, comenzando con el maestro Yamil Ovstrovsky, luego con Diego Maurinio atendiendo específicamente a la dramaturgia de la improvisación. También indagué en técnicas de acción en escena de riesgo con el maestro Marcus Young.
Así mismo, siempre me vi interesada por la escritura y realicé diversos cursos de formación con Maruja Bustamante, Florencia Dysel y Leticia Coronel.
Trabajé en diferentes compañías independientes como “Laboratorio Marte” donde montamos tres obras que llevaron el nombre de “H de hotel”,” Épica”,” La insistencia de Lisa”. También, formé para de la “Compañía Inédita” con la obra “Eva Inédita” la cual fue obra ganadora del 10° festival ENET en la ciudad de Córdoba y mención especial en el festival FAUNA en el Centro Cultural San Martín.
Fui participe de varias instalaciones performáticas, tales como “Pase y cierre la puerta” que fue realizada en “Million”, intervención callejera en “Festival Internacional de Cabaret Argentina”, “Naturaleza” de Sofia Willimoes, “Happening” en Compañía Laboratorio Marte.
Este último año comencé mi experiencia como docente, dictando un taller trimestral de “Teatro Físico- Entrenamiento Corporal y expresivo» en el “Estudio Pimenta”.

publicaciones

MUTO LA PIEL

Era previsible, pero no lo suficiente. Podía producirse un vacío poco esperado, la fragilidad del destino movió las piezas indicadas para que un llamado corrompiera lo antes inesperado y descongele el acontecimiento posible y lo haga lava caliente entre mis manos, la cual quemaría mis dedos de la forma más placentera y el hielo pasaría a la historia como un recuerdo inconcluso, muy fácilmente olvidable para mi inestable memoria.

Las peores preguntas son las de los motivos, motivos que se desprenden de la voluntad más cercana al corazón, indolente el cuerpo que transpira mentiras para no sentar cabeza en las verdades más recónditas y oscuras. Te entrego la vulnerabilidad que hay en mis manos, para que mañana sean abrigo y desconecto el pensamiento que irrumpe la sensación más banal y próxima a la locura. No espero volver a ver tus ojos negros y enormes, no ahora que adentro crecen flores amarillas y afuera el otoño me recuerda al encierro, que también se torna imprevisible. Te regalo un corazón dibujado en un papel chiquito, es para que te lo guardes y cuando pienses que es momento, lo saques de la cajonera y te lo lleves al alma.

Me expuse al contacto radical con otro, un otro que desconoce mi otredad, que me mira y me pregunta la vida, mi vida. Me dejas con poco aliento, como dicen los franceses, o, mejor dicho, Jean Luc Nancy en el documental que pausé hace segundos. Es un algoritmo que se modifica en tanto conjunto ordenado de operaciones que intentas creer propicios para terminar el día acariciando mi flequillo como si me conocieras de toda la vida y me des un beso luego de decirme “linda”, muy activamente y sin cesar te recorro con la mirada antes de subirme al uber.

Pienso en lo incalculable, tener quizás, me serviría, un medidor que haga un conteo interno de aquello que le dicen subtexto, subconsciente, que se sumerge surrealista y se sustrae más que suficiente y que me permita llevarme más detalles a la cartera al final del día. Se me revela adentro el mundo, dulce de leche con miel te abrazo la vulnerabilidad más próxima, la cual teje red entre el vínculo más íntimo y profundo, con el ser que se encuentra sentado, ahora mismo, en frente mío.

Pongo musiquita falopera que acompañe este momento dulcemente cliché, del cual pienso reírme y poetizar en algunos años, para que mute el recuerdo y se transforme como los biólogos anuncian la irresistible transformación del material genético, que se desplaza y se subvierte en tanto mi ADN entra en juego y por consecuencia cambia, necesario cambio para alterar el pasado congelado y no repetir aquello que se entendió como un error elocuente, cargado de expresividad.

Muto en silencio, cambio la piel, renuevo mis células.

COMPARTIR

Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp